Ejercicios en casa con niños
Comparte con tus amigos

En estos tiempos, buscamos entrenar en casa para así ganar aprovecha el tiempo, y de paso, ganar masa muscular. El problema viene cuando hay niños, pues nos podrían ayudar en el ejercicios además de divertirse mientras hacemos deporte. Por suerte, hay algunos ejercicios que podemos hacer. 

 

Estos ejercicios para hacer en casa con niños te ayudarán a ejercitarte y ganar músculo mientras ellos se lo pasan en grande. Además, será una gran iniciación para el actividad física, y ayudará a que ellos sepan estar activos aún sin salir de casa. 

 

Los mejores ejercicios en casa con niños

En este caso, vamos a ver dos tipos de ejercicios. Los primeros son los que podemos conjuntamente papás, mamas e hijos, y los segundos son los que hacemos solamente nosotros, pero los pequeños de la casa nos acompañan o ayudan de alguna forma. Con los primeros se busca distraer al niño y hacerle partícipe de la actividad deportiva. En cambio, con los segundos se utilizaremos a los niños para potenciar nuestro entrenamiento, siendo también divertido para ellos. 

Ejercicios para realizar conjuntamente

La mayoría de ejercicios que se pueden hacer conjuntamente con niños son sencillos, y tiene más que ver con la movilidad que con la ganancia de masa muscular. Si son niños menores de 10 años, no se les puede poner a hacer ejercicios de fuerza pura tan pronto, debido a que podrían tener problemas en su normal desarrollo.Por ello, optamos por ejercicios divertidos y aeróbicos que podamos hacer todos juntos.

 

 Jumping Jacks

 

jumping jacks niños

 

Este ejercicio es divertido, fácil de hacer y permitirá a los más pequeños ejercitar todo el cuerpo con nosotros. Sin duda, uno de los mejores ejercicios en casa con niños que se pueden hacer. También se pueden meter otras variantes de salto, como por ejemplo los saltos en tijera o saltar moviendo los brazos hacia arriba. 

 

Burpees

 

burpees niños

Los burpees es uno de los ejercicios más completos para el cuerpo. Con ellos, los niños estarán en su salsa, ya que les permitirás tirarse al suelo y volverse a levantar tantas veces como puedan.

Flexiones de brazo

flexiones en casa

Cuando los niños ya cumplen ciertas edades, pueden empezar a querer competir con los padres. A partir de los 10 años, cuando ya pueden empezar a entrenar con su propio peso, con cuidado por supuesto, se ven capaces de ganaros a una ronda de flexiones. ¿Estarás tu dispuesto a competir?

 

Sentadillas

Sentadillas ejercicio en casa con niños

Con este ejercicio las risas pueden estar aseguradas. Puedes simular que estáis jugando al juego de la silla, y que estas son invisibles. Te aseguro que más de uno no llegará a la ronda final.

 

Ejercicios en casa con la ayuda de los niños

Nuestros hijos pueden ser «la mejor pesa» para hacer  nuestras rutinas en casa. Podemos realizar sentadillas con ellos encima, o incluso las dominadas si nos sentimos con fuerzas y  disponemos de una barra. No obstante debes decirle agarre fuerte a ti, como si fuera un koala. 

 

Por ello, con la sentadilla, se puede colocar a nuestra espalda o le podemos sujetar con los brazos hacia adelante. Otra opción para que no se aburra es pedirle que pase por debajo de las piernas mientras nos ejercitamos, teniendo que pasar mientras estamos arriba descansando. El niño tendrá que pasar rápidamente por debajo de las piernas y así, se estará también ejercitando. 

 

También se puede colocar encima de ti para el ejercicio que se llama “buenos días”, un ejercicio perfecto para el glúteo y la cadera. Nuestro hijo se debe colocar en la espalda, como si le estuviéramos llevando “a caballito” y nosotros debemos bajar hacia abajo, manteniendo las piernas rectas y sin flexionar la columna. 

 

Se puede hacer algo parecido con la plancha abdominal, en la cual, pasarán por debajo de nosotros mientras aguantamos en la posición. En este caso,cuanto más aguantemos, más tendrán que ejercitarse ellos. También se puede subir encima de ti si quieres añadir lastre. 

 

Otro ejercicio muy conocido es el paseo del granjero, el cual consiste en llevar un peso pesado en las manos y recorrer una distancia. Tus hijos pueden ser el lastre perfecto para este ejercicio. Si tienes dos, puedes coger uno en cada mano, aunque como tienen distintos pesos, deberás ir cambiándolos de mano en cada paseo para evitar asimetrías. 

 

 

Otros ejercicios para hacer en casa

Otros ejercicios que funcionan muy bien son los ejercicios de yoga o de pilates. Estos tienen menos impacto en las articulaciones y son menos duros, por lo cual, son totalmente seguros para todos, además de muy entretenidos. Pero si quieres apostar fuerte, no puedes dejar de lado una buena clase de zumba. Tanto los niños como los mayores se lo pasarán en grande al ritmo de la música.

 

 

Juegos para hacer ejercicios en casa

Si los niños no son capaces de concentrarse en esos ejercicios por considerarlos aburridos, se pueden hacer otra clase de ejercicios que consistan en jugar. Esta es la mejor forma de distraerlos. 

 

 

 Juegos clásicos como el escondite, jugar a pillar, saltar a la cuerda o jugar al balón (si tienes espacio), son perfectos para entretener a los más pequeños mientras se ejercitan. A veces lo más simple funciona, porque puedes lograr que se ejerciten simplemente con un concurso para ver quién salta más alto. 

 

 

Hay personas que lo llevan aún más allá, y usan su creatividad para crear gymkanas o carreras de obstáculos. Y si para rematarlo les pides su ayuda, ellos mismos te pueden ayudar a prepararlas, algo que también será muy entretenido. 

 

Y como no, debemos mencionar el deporte infantil por excelencia: el baile. Este ejercicio nos funcionará muy bien. Ya no necesitamos un profesor para ello, pues hay miles de clases en YouTube que ambos podéis seguir. Es más, incluso hay algunos videojuegos de baile que son realmente muy entretenidos para estos días. 

 

 

Consejos a tener en cuenta para hacer ejercicios con niños

Cuando realices actividad física en casa con los niños es importante que tengas en cuenta un serie de aspectos bastante importantes:

Debe ser algo divertido. Los niños necesitan estímulos constantes y no son como nosotros. Por tanto, no se van a sentir igual de emocionados con hacer flexiones y sentadillas de manera reiterada. Debes fomentar la diversión y la competición familiar, basadas siempre en retos. Por ejemplo, si tu hijo va a hacer flexiones, obtendrá un premio si llega a su objetvo marcado. 

Deben ser simples, especialmente si son pequeños. Un ejercicio demasiado complejo podría provocar frustración, algo les haría perder la motivación. Empieza por lo simple, con cosas que pueda cumplir fácilmente y luego, si lo crees conveniente, pasa al siguiente nivel. 

Finalmente, es importante hacer un buen calentamiento al empezar a entrenar y unos estiramientos al terminar. Enseñar el hábito del calentamiento desde que son jóvenes ayudará a que cojan el hábito y nunca se lesionen. Con los estiramientos ayudarás a que sus músculos vuelvan a la calma, además de aumentar su flexibilidad, algo que les ayudará mucho cuando sean mayores.